Prof. Dr. Gunter M. Hoffmann Hintergrund Prof. Dr. Gunter M. Hoffmann Hintergrund Prof. Dr. Gunter M. Hoffmann Hintergrund Prof. Dr. Gunter M. Hoffmann Hintergrund
gunter-m-hoffmann-de

Derecho penal tributario

Prof. Dr. Hoffmann

Desde el punto de vista de la administración tributaria alemana, en Alemania viven 83 millones de potenciales defraudadores fiscales. Los responsables de hacienda admiten que hasta con cuatro ojos, el derecho fiscal alemán se ha hecho tan complejo que no se considera justo ni comprensible.

Esto hace que tanto las empresas como las personas físicas vivan en peligro permanente de cometer un fraude fiscal, como mínimo, por negligencia. Sin embargo, la jurisprudencia alemana aumenta continuamente la presión jurídico-penal sobre los defraudadores. Desde la sentencia Zumwinkel del Tribunal Federal Supremo, a partir de un fraude de un millón de euros, la amenaza es de prisión sin remisión condicional. Esta cantidad puede alcanzarse muy fácilmente en el caso de los administradores o miembros del Consejo de Dirección de las empresas, ya que es sancionable también el fraude fiscal en favor de la empresa administrada.

En la realidad se pone de manifiesto que las agencias tributarias, la inspección tributaria y las fiscalías confían en la (supuesta) corrección del trabajo de otras autoridades y para ahorrarse trabajo no hacen investigaciones posteriores propias. De este modo puede ocurrir que se cometa un error en la indagación y después se incurra en otros reiterados que lleven al inculpado a las situaciones judiciales más absurdas. A ello hay que añadir una forma de trabajo a menudo descuidada de las autoridades. A través de nuestra práctica conocemos múltiples ejemplos de errores funcionariales, empezando por la no consideración de dictámenes de más de 100 páginas, la distorsión de declaraciones de testigos, la valoración evidentemente incorrecta de documentos, la reducción consciente de los derechos del inculpado hasta la incompetencia y los métodos burdos de los investigadores, cuyo equipo – a veces incurriendo en trabajo ilegal – está formado a menudo por antiguos vigilantes de fronteras (aduanas) readaptados. En estos casos solamente las investigaciones propias competentes del abogado pueden ayudar a que el cliente obtenga justicia.

Si no se ha llegado todavía a un procedimiento de control fiscal o es inminente, apoyamos a nuestros clientes rápida y competentemente para efectuar una autodenuncia.